Acerca de

El blog del YO DIGITAL versará sobre las tendencias y consecuencias de vivir en la Red. Para vivir hace falta un YO, un ser, una psique, y para hacerlo en la red ha de ser DIGITAL. Actualmente vivimos, pensamos, y nos relacionamos en la red. Nuestros recuerdos, fotos, videos, etc.. los guardamos en la Red que es nuestra memoria virtual. Desarrollamos tantos binomios identidad, personalidad como queramos. Y si por algo se nos recordará, no será por lo que fuimos en el mundo real, sino por esté en la RED.

Quienes somos y por qué:

foto-mano.JPGJosé Sánchez Sánchez. Yo digital, como blog, nació a modo de apoyo para el proyecto de innovación con el mismo nombre en la antigua Telefónica I+D. Ahora, quizás tenga más tiempo, y ganas, para acabar el proyecto, con objetivos tan claros como el transportar nuestro  Yo (psicológico, emocional y quizá real) a la red, como el gestionar búsquedas emocionales, como el manejar distintas identidades (instintivamente),…

Mientras por otra parte el blog pretende reflexionar sobre ciertas cuestiones, reflexionar que no resolverlas: nos hacen las redes más o menos inteligentes, merece la pena obtener beneficios digitales a cambio de nuestra alma, perdón privacidad, como cambiamos nuestros procesos cognitivos en red … Entre la trascendencia de las cuestiones se nos cuela un poco de humor digital, que tampoco falte.

Bueno, está el proyecto de ingeniería del Yo Digital, y el Blog divulgativo que nos ayuda a enfocar ideas. Toda aportación será beneficiosa, en cualquiera de sus dos vertientes.

dsc_0080-1.JPGPilar Gallo. Cardenal Cisneros ¿Cómo enfrentarse a la complejidad del mundo?. Ignorándola, sufriéndola, sometiéndola…o intentanto desvelarla. Muchos años de mi vida en torno a la complejidad del lenguaje, esa copa de árbol invertida. Siguiendo a los psicólogos evolutivos, retrocedí en el tiempo hacia lo engañosamente simple, el animal, el niño. ¿Pero que hay más complejo que el lenguaje submarino de las orcas, que la sonrisa de los bebés ciegos?…Y ahora la complejidad del YO. Otra copa de árbol con muchas más ramas. Me ilusiona el viaje desde el sólido caparazón del cangrejo a los prolíficos pero vulnerables yoes digitales.
nuria-blog-yd.jpgNuria Calderón García-Botey.Cardenal Cisneros ¿Qué es la vida? Un frenesí./ ¿Qué es la vida? Una ilusión,/ una sombra, una ficción,/ y el mayor bien es pequeño;/ que toda la vida es sueño,/ y los sueños, sueños son.
Cuando mi tocayo Calderón de Barca escribió estos versos aún faltaban muchos siglos para que se inventase la web. Sin embargo, la identidad y sus fantasmas ?quién creo ser, quién me dicen los demás que soy, en qué o en quién me gustaría llegar a convertirme? ha estado presente a lo largo de toda la Historia. Y como cada uno de nosotros es prisionero del tiempo que le toca vivir, a mí me fascinan las ilimitadas posibilidades de exploración identitaria que el mundo digital abre bajo nuestros pies. ¡Hagan juego, señores!
Alter  y  Ego    /  Javier GómezJavier Gómez Morales. Cardenal Cisneros
Las preguntas que me motivan son las “grandes” por lo que me cuesta ir al detalle: ¿Cómo es y qué hay en el Universo? ¿Es todo materia? ¿Y la información y el conocimiento y la identidad, se pueden abarcar solo con descripciones materiales? Así, tras un bachillerato de ciencias puras empecé estudiando Psicología y ciencias políticas pero solo permanecí en la Psicología Cognitiva; y ya van casi 20 años. Ahí y en la Psicología Básica y en la Ciencia Cognitiva junto a la Teoría –filosofía- del Conocimiento. Además de vivir con tales materias también las trasmito docentemente –o eso creo-.
csaavedra.JPGCristina Saavedra. Cardenal Cisneros Mi interés en la identidad digital se centra en sus posibles paralelismos (y/o perpendicularidades) con el concepto de identidad que se desarrolla de forma espontánea en casi todos los seres humanos. Esa identidad permite que desde muy niños tengamos una idea bastante clara acerca de quiénes somos y cómo nos diferenciamos de los demás. Y las enfermedades que, sin ser mortales, producen una pérdida de ese concepto del propio ser (por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer) se encuentran entre las más temidas. Quizás, con el tiempo, las identidades digitales puedan ser de utilidad para ayudar a las personas que padecen estos trastornos.
jhfotoyd.jpgJuan Hermoso Durán. Cardenal Cisneros
Cuando veo una fotografía de mi infancia, sé que yo soy ese niño, que ese niño y yo somos la misma persona. Si me preguntaran cómo lo sé, seguramente no podría sino reconocer que lo sé -o creo saberlo- porque me lo han dicho: en algún momento -reciente, remoto- alguien me dijo que ese niño era yo. Pero entonces, una nueva perplejidad: ¿cómo sé que era yo la persona a quien le dijeron eso? Está claro: porque si no, no podría recordarlo. ¿Acaso consiste en eso ser una persona, y no otra? ¿En mantener, liviana o trabajosamente, el hilo de los recuerdos? ¿Y nada más? Pues bien: un día -reciente, remoto- me hice estas preguntas, y ya no puedo abandonarlas.
mcarme1.jpgMª del Carmen Pérez Hdez. Cardenal Cisneros. ¿Quién soy yo? Una filósofa que siempre ha trabajado junto a psicólogos intentando enseñar Lógica, Filosofía de la Psicología e Historia de la Psicología. ¿Define mi identidad esta respuesta? ¿O es únicamente una serie de los múltiples predicados que utilizo para hacerlo? ¿Se reduce, entonces, la identidad a un conjunto de palabras, a un yo lingüístico? ¿No somos lo que pensamos? ¿No podemos, igualmente, identificarla con nuestros pensamientos, lógicos o ilógicos, con nuestro yo pensante?¿Es la identidad, en consecuencia, un entramado de nuestros distintos yoes? Todas estas cuestiones me sirven de estímulo para reflexionar sobre la identidad personal y la identidad digital.
pacogyd2.JPGPaco Garijo Mazario. Telefónica I+D¿Puede ser el Yo Digital un oasis privado y a la vez el punto de encuentro de disfrute y relax de los compañeros de tribu ? ¿Pueden los oasis comerse el desierto? Los tecnólogos optimistas dicen que sí. Pero ahora no son ellos quien dictan las normas porque los usuarios han descubierto la forma de potenciar su creatividad adaptando la tecnología a sus gustos y necesidades. Ahora los predicadores debemos cambiar de rol, sentarnos en el exterior, observar a las personas, escuchar sus sugerencias, aprender de sus usos y prácticas, para hacer real la magia virtual que satisfaga sus deseos.
 Susana Jurado Apruzzese. Telefónica I+D. El Yo Digital, además de ser fascinante en sí mismo, es un proyecto muy enriquecedor, ya que ha permitido que ingenieros trabajemos con psicólogos, formando un equipo con diferentes puntos de vista. Y esto es probablemente el mayor éxito del proyecto. Por cierto, las montañas del fondo de la fotografía son los Alpes Neozelandeses. Nueva Zelanda, el país más bonito que he visto. ¡Ay, cómo echo de menos mis viajes!
Compártelo...Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Share on Reddit0Flattr the authorPrint this page