Cuándo vendí mi alma a Google

Antaño, ha mucho tiempo ya, por el verano de 2007, comenzamos este blog con la ilusión de adentrarnos en nuestro Yo Digital, de advertir de los peligros de exponer nuestra psique en la red, y de la necesidad de cambiar o conjugar el enfoque con que lo hacemos. Si como humanos nos guiamos por emociones, por qué no plasmarlas en la web. Además iniciamos esa etapa con un slogan tan inspirado como el que figura en la cabecera de este blog. “Existo, luego estoy en la red” Hogaño, ahora, retomamos de nuevo esta labor con más ilusión y más...

Leer más