Mes: julio 2007

Yo la mamá y tú el bebé, ¿vale?: el origen de la ficción

 Yo la mamá y tú el bebé, ¿vale?: el origen de la ficción  Un homenaje a Angel Rivière (1949-2000)   – Yo la mamá y tú el bebé, ¿vale? – ¡¡No!!, ¿por qué tengo que ser yo siempre el bebé? – Bueno, un ratito tú y un ratito yo. En este diálogo dos niños están planeando actuar "como si" fueran otras personas distintas a las que son. Se están repartiendo los papeles de madre e hijo y, al no haber consenso, recurren a la alternancia de identidades en períodos de tiempo breves. En el ámbito de la Psicología Evolutiva este tipo de ficción mantiene el nombre de "juego simbólico", el que le dió Jean Piaget a principios del siglo pasado.  El juego simbólico es muy frecuente en la primera infancia y constituye uno de los síntomas más representativos de un óptimo desarrollo intelectual. Según Angel Riviére, para llegar a jugar así el niño ha tenido que recorrer un largo camino conquistando espacios para la ficción. A través de la aplicación de mecanismos de suspensión va "dejando en el aire" aspectos de la realidad hasta alcanzar una dimensión lúdica en la que puede hacer y deshacer, ser y dejar de ser, sin que rijan las consecuencias adaptativas. Las primeras "suspensiones" aparecen entre los 8 y 12 meses en entornos interactivos. Primero se deja en el aire la exploración del objeto sustituyéndose por el gesto de señalar. Imaginemos al bebé que, en...

Leer más
Anuncios

¿Dónde queda la intimidad en el mundo digital?

  La princesa está triste. ¿Qué tendrá la princesa? Los suspiros se escapan de su boca de fresa, que ha perdido la risa, que ha perdido el color. La princesa está pálida en su silla de oro; está mudo el teclado de su clave sonoro, y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.   Cuando Rubén Darío escribió su famosa Sonatina, la posibilidad de que un miembro de la familia Polumbo llegase a ostentar el título de Miss New Jersey no era ni siquiera un sueño remoto para los antepasados de Amy. Sin embargo, la citada corona le está costando un disgusto inesperado a esta joven veinteañera norteamericana, cuya "vida digital" ha saltado violentamente a la palestra por ¿culpa? de Facebook, una de las páginas de redes sociales más populares de internet. Como muchos otros jóvenes -y no tan jóvenes- que navegan por la red, durante un tiempo Amy Polumbo se diviritió colgando sus fotografías personales en la citada web, para así compartirlas más fácilmente con sus amigos online. Por desgracia, en cuanto la corona de Miss New Jersey comenzó a brillar sobre su cabeza, aquellas imágenes se convirtieron en un arma de doble filo: apenas unos días más tarde, un chantajista las sustraía de Facebook para extorsionar con ellas a la recién estrenada miss. Lamentablemente, la gravedad de este caso supera a otros similares, ya que Amy...

Leer más

Dildónica digital: moral ¿digital?

DILDÓNICA  DIGITAL En la aldea global y digital, en el Yo digital: —¿Cómo conviven diferentes ordenes morales? ¿Caducarán?  ¿O siempre unos grupos querrán imponer su moral o otros?  ¿De_generaremos   la moral, sin auto-excluirnos, atacarnos, destruirnos? El ser humano es un animal DILDÓNICO en el más amplio sentido posible, así como en su sentido también literal.  Por eso la teledildónica  que nos presentaba N.Calderon García-Botey, el 27 de Junio en este blog, intensifica y de_genera digitalmente, la capacidad humana de  extender  su  estimulación sensorial en su aspecto hedónico pero también en el representacional. Dildónica en un sentido amplio implicaría la esencia humana.  Completar, desarrollar, desatar, hacer ficciones, ir más allá de las imágenes  _representaciones e interacciones_  que ofrece el medio natural y social. Es decir, la CULTURA como noción antropológica, la mediación simbólica que los humanos hacen en su construcción de la realidad.  Incluye el juego y el mismo ‘pensar’. En un sentido más literal lo dildónico desarrolla  el deleite cultural de uno o varios sentidos potenciando notablemente su tono hedónico.  La dimensión hedónica (dildónica) humana converge asintóticamente,  junto a la dimensión simbólica (representa-cional), en un mismo horizonte:  el  ARTE . —Las artes visuales, plásticas, escénicas y decorativas. ¿Cuál es su valor funcional, adaptativo o sobrevivencial para nuestra especie? —¿No son las melodías, las polifonías y las sinfonías agrupaciones dildónicas de sonidos, desligadas del valor adaptativo-sobrevivencial del sentido del oído?...

Leer más

Meterse en la cabeza de los demás

Meterse en la cabeza de los demás: El enigma del lenguaje facial      Tras los viajes interplanetarios y el desciframiento del genoma los seres humanos tenemos la sensación de vivir en un mundo explorado y conocido. ¿Quién nos diría que aún quedan misterios sin resolver y que no hay que irse muy lejos para toparse con ellos?. Es suficiente con plantarse delante de un espejo, mirar nuestra cara y empezar a jugar con el enigma de la sonrisa, de la tristeza, del enfado, del miedo, del asco, de la sorpresa. De este sistema expresivo facial queda por explicar: – Su UNIVERSALIDAD: Si viajamos a un país lejano no entenderemos la lengua de sus habitantes pero podremos interpretar sin problemas su lenguaje facial. – Su ORIGEN: En la escala filogenética no hemos sido los primeros en emplear este lenguaje. Al ver fotografías de primates lo que nos da esa sensación de cercanía -de humanidad- es la expresividad de su rostro. Incluso algunos mamíferos marinos -como la ballena belluga- muestran un rudimentario pero encantador repertorio de caras. En la escala ontogenética el bebé humano despliega su competencia en la sincronización de ojos, cejas y nariz mucho antes de andar y hablar.   El planteamiento del enigma ya estaba en Darwin. En su libro "El origen de las expresiones emocionales en el hombre y en los animales" muestra su interés por el...

Leer más

Mujeres en la red

MUJERES EN LA RED Autora: Marisa Soleto (Directora de la Fundación Mujeres) Si se puede ser todo no se es nada a priori. En una espléndida noche de verano madrileña mantuvimos durante la cena una conversación en torno a las ventajas que para una mujer tiene un entorno interactivo en el cual puede despojarse de su identidad de género (aquélla que nos hace, entre otras cosas, incompetentes ante los planos e invisibles a los cincuenta). Le pedí que redactara su análisis con el objetivo de iniciar en nuestro blog la reflexión en torno a las posibilidades que abre para las mujeres y para otros colectivos el debilitamiento en la red de los marcos identitarios. ¿Cómo se comporta un hombre que mantiene una identidad femenina en la red? ¿Cuáles son sus referentes para definir el comportamiento adecuado a la identidad que desea mantener en este momento? ¿Y al revés? ¿Cómo se comporta una mujer que finge ser un hombre en sus relaciones virtuales? ¿Tiene el género algo que ver incluso con la suplantación de la identidad del sexo contrario? Pero además de estas preguntas hay una que me parece más útil ¿por qué y para qué se hace? ¿Qué ventajas representa suplantar al sexo contrario? La historia y la creación literaria y cinematográfica, nos ofrecen ejemplos de mujeres que para ser ellas mismas tuvieron que presentarse como hombres. Seudónimos masculinos...

Leer más
  • 1
  • 2

Publicidad

Newsletter

Blog de Ciencia y Tecnología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicidad