Autor: Pilar Gallo

Necesita un YODI

      El adolescente de Me cago en mis viejos (Carlos Cay, Revista de Verano, El País) necesita un Yo Digital: DÍA 28 "Continúo dibujando el mapa de mi vida. He llegado a la periferia, donde abro un hueco para colocar la región de las preocupaciones sociales. Mi viejo me echó un día en cara que no tuviera preocupaciones sociales, sabrá él. Pues las pongo aquí, a tomar por culo. Al final está resultando un mapa guapo… …¿El mapa de tu vida?, dice el viejo con la cara de cartón que le pone el has, ¿qué es eso? Pues coño un mapa, donde la familia, los amigos, la selectividad y demás aparecen representados por diferentes territorios. Como es una idea de pirados le ha enrollado en seguida y ha insistido en que se la enseñara. Total, que hemos ido al cuarto, he encendido el ordenata y ha estado recorriendo con el dedo todas las regiones de mi vida. A ratos se moría de risa y a ratos se ponía muy serio, casi fúnebre. Pero qué idea, qué idea, repetía. No sabía yo que era tan gracioso, mira tú. Cuando ha llegado a la región de las preocupaciones sociales se ha quedado sin habla. ¿Pero qué es ésto de las preocupaciones sociales?, dice. Pues una región de mi existencia, digo, ¿o es que no se puede? Se puede, se...

Leer más
Anuncios

Los siete pecados del Yo Digital

      Comenzaremos reproduciendo un comentario que la escritora Jane Austen pone en boca de Fanny, una de las protagonistas de su novela "Mansfield Park": "¡Qué cosa tan asombrosa, la acción del tiempo y los cambios del pensamiento humanos!. Si alguna de las cualidades de nuestra naturaleza puede considerarse más maravillosa que las demás, yo creo que es la memoria. Parece haber algo más incomprensible en el poder, los fracasos, en las irregularidades de la memoria, que en cualquier otro aspecto de nuestra inteligencia. La memoria es a veces tan fiel, tan servicial, tan obediente y. otras, tan veleidosa, tan austera… y otras aún, tan tiránica e ingobernable. Somos un milagro en todos los aspectos, pero nuestra capacidad para recordar y de olvidar me parece algo particularmente insondable" En fragmentos como este Jane Austen sobrepasa el etiquetado de escritora de novelas de amor mostrándose como una sensible y sutil psicóloga. Como Rhomer, el director de cine francés, destierra de sus guiones enfermedades, guerras y demás desgracias. Los personajes están de vacaciones, y las vacaciones son el ambiente propicio para penetrar en el drama, en el movimiento de la mente. Al darse cuenta de las dos caras de la memoria -la que nos maravilla y la que nos falla, la que nos guía y la que nos engaña- sus reflexiones nos sirven para introducir un libro muy interesante de reciente publicación: LOS PECADOS DE LA...

Leer más

La ficción onírica

De vez en cuando la ciencia divulga un dato especialmente sugerente por su alto valor explicativo. Del que voy a comentar a continuación surgen planteamientos que pueden llegar a afectar a nuestro yo digital: EL SUEÑO REM COMO UN ESTADO COGNITIVO DE FICCIÓN: La fase de sueño REM -la que remata los ciclos de sueño, en la que movemos rápidamente los ojos, en la que soñamos- es más duradera en las etapas vitales de aprendizaje. En los niños más que en los adultos y en las especies que aprenden más que en las especies con baja capacidad de modificarse en función de la experiencia. ¿Es el sueño REM un espacio de ficción en el que nuestra mente simula, sin consecuencias adaptativas, todas las alternativas vitales?. Esto explicaría parte del misterio que rodea a los sueños: el alto nivel de actividad cortical, su contacto con la realidad y su despegue, la intuición que tenemos de que los sueños influyen en nuestra vida, su estética, su intensa emotividad… Para una especie tan compleja como el ser humano sería imprescindible la ficción. De ficción carecen los trastornos generalizados del desarrollo (autistas, asperger…). Los espacios de ficción se amplian en el mundo virtual. Entretenimiento y…. aprendizaje. Y el yo digital permitiendo su control y...

Leer más

De estratos digitales y de cómo hasta ellos llegar

En el siguiente párrafo de la novela La elegancia del erizo se hace un planteamiento filosófico-literario estrechamente relacionado con el núcleo del diseño del Yo Digital: "Si pongo música por la mañana tampoco es que la razón sea muy original: lo hago porque determina el tono del día. Es muy sencillo y, a la vez, muy complicado de explicar: creo que podemos elegir nuestros estados de ánimo porque poseemos una consciencia con varios estratos y tenemos la manera de acceder a ellos. Por ejemplo. para escribir una idea profunda, tengo que ponerme a mí misma en un estrato muy especial, si no, no me vienen las ideas y las palabras a la cabeza. Tengo que olvidarme de mi misma y a la vez estar super-concentrada. Pero no es cuestión de voluntad, es un mecanismo que se puede accionar o no, como rascarse la nariz o hacer una voltereta para atrás" (La elegancia del erizo. Muriel Barbery. Pp. 170).     Si nuestra mente puede accionar un mecanismo que escoge el estado mental más adecuado sin que la conciencia pueda controlar el proceso, EL YO DIGITAL ES BÁSICAMENTE UN APARATO QUE PERMITE AL USUARIO CONTROLAR LA SELECCIÓN, LA CREACIÓN E, INCLUSO, EL MANEJO SIMULTÁNEO DE ESTADOS DIGITALES (no sólo emocionales, sin también autobiográficos, sociales y todas las posibles combinaciones entre ambos). Consideramos esta dinámica, de un alto nivel de usabilidad,...

Leer más

LA VIDA EN ROJO

  La emoción puede penetrar en el yo digital a través de los colores. La posibilidad de colorear aproxima la identidad digital a la biológica. Sobre todo si coloreamos en rojo. En la paleta cromática de la naturaleza el color rojo destaca por su intensidad comunicativa:  "Los hongos rojos, las mariquitas rojas, las amapolas rojas, son peligrosos si se ingieren; pero los tomates rojos, las fresas rojas, las manzanas rojas son buenas. La boca abierta de un mono agresivo es amenazadora, pero las nalgas rojas de una hembra sexualmente receptiva son atrayentes. Las mejillas sonrojadas de un hombre o de una mujer pueden ser indicio de cólera, pero también de placer. Así pues, el color rojo, por sí mismo, no puede hacer más que alertar al espectador, prepararlo para recibir un mensaje potencialmente importante; el contenido de este mensaje se interpretará solo cuando se haya definido el contexto de la rojedad" (The colour currency of nature: En capítulo 12 de Conciousness Regained, N. Humphrey, Oxford University Press, Oxford, 1984) Describiéndolo a partir de los parámetros emocionales que incluimos en el Yo Digital, el color rojo es un índice de nivel de activación sin valencia afectiva. Intensifica tanto lo placentero como lo aversivo. El rojo posee, además, un significado especial para las personas: -Altera el ritmo cardíaco y la actividad cerebral -Ocupa un lugar privilegiado en los sistemas cromáticos de todas las...

Leer más

Publicidad

Newsletter

Blog de Ciencia y Tecnología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicidad