Autor: Nuria Calderón García-Botey

Voces digitales

En entradas anteriores de este blog hemos hablado de las diferencias entre la interacción social analógica y la digital, de la exhibición de identidades situadas en el mundo virtual, o de los nuevos escenarios de relación que suponen los metaversos y los MMORPG. Pero lo cierto es que las posibilidades de crecimiento y exploración que permite la vida digital van mucho más allá de la simulación de identidades: gracias a la web, no sólo descubrimos competencias y habilidades que jamás habríamos sospechado tener, sino que nos atrevemos a compartirlas con miles de usuarios de cualquier parte del planeta… Y en ocasiones, ¡hasta despertamos la admiración de la comunidad virtual! El podcasting es un buen ejemplo de la web como "campo de exploración" de destrezas. En términos generales, un podcast vendría a ser un blog hablado (o con formato de vídeo), susceptible de ser escuchado a través de Internet y con posibilidad de suscripción mediante RSS. Al igual que ocurre con los blogs, la gracia de un podcast reside fundamentalmente en que sus autores no sean de expertos en Ciencias de la Información ni comunicadores profesionales, sino cibernautas anónimos con ganas de difundir opiniones, noticias o ideas sobre sus propias aficiones, intereses o hobbies particulares. Los más atrevidos se animan incluso a "crear" personajes e historias -identidades al fin y al cabo-, que les sirven de hilo conductor en cada...

Leer más
Anuncios

Viejas glorias, nuevas identidades, y emociones desconocidas

Si me pidieran una máxima para definir esta primera década del siglo XXI en la que nos encontramos inmersos, yo me decantaría por reformular la Ley de conservación de la materia de Lavoisier: ni se crea ni se destruye, solamente se transforma. Y no hay más que ver las carteleras de los cines, las propuestas musicales, o los escaparates de las tiendas de ropa para comprender el sentido de mi afirmación. Desde que George Lucas abriera la "caja de las precuelas" en 1999 con su Episodio I: La Amenaza Fantasma, el siglo XXI parece haberse convertido en un revival de viejas glorias y grandes mitos de años, que alcanza su culmen en estos días con el estreno de la cuarta entrega de Indiana Jones , vinculado esta vez a una roswelliana calavera de cristal. En lo que respecta a la música del siglo XXI, se observa un fenómeno muy similar: ahí tenemos a The Police o Led Zeppelling en Gran Bretaña, y a Hombres G o Nacha Pop en nuestro país, por citar sólo cuatro ejemplos que llenan los estadios y rompen los corazones tanto de sus fans más nostálgicos, como de sus hijos e hijas. Desde mi punto de vista, e independientemente de sus repercusiones artísticas, este fenómeno del revival está sirviendo de plataforma para la visibilización de una nueva categoría social (¿una nueva definición identitaria?) que unos...

Leer más

Identidades situadas [III]: contextos, roles y grupos

Igual que ocurre en nuestra vida analógica, el ser humano virtual también es un animal social: conversamos con nuestros amigos, familiares y conocidos a través de herramientas como MSN Messenger o Twitter, entramos en relaciones de cooperación/competición en diversos MMORPG, expresamos libremente nuestras opiniones en la blogosfera, y establecemos contactos con nicks y avatares a cuyos propietarios jamás conoceremos personalmente en multitud de foros y chats, ya sean gráficos o visuales, como Habbo Hotel o Second Life… Y en todas y cada una de estas relaciones sólo mostramos aquellas facetas de nuestra identidad que deseamos dar a conocer en ese preciso instante. Así pues, parece que nuestras interacciones virtuales siguen un patrón similar a nuestras relaciones sociales analógicas, en lo que respecta a la presentación social del yo, puesto que seleccionamos aquellos elementos de nuestra identidad que a priori nos resultan más adecuados para cada contexto social, en función del rol que aspiramos a desempeñar en él. Por ejemplo, si entro un foro con intención de actuar como troll y desbaratar el hilo de una conversación, es porque previamente he seleccionado de forma automática -esto es, sin necesidad de hacer primero un ejercicio de reflexión consciente- los elementos de mi identidad que mejor me permiten desempeñar ese papel: sarcasmo, actitudes radicales, agresividad, etc. Sin embargo, es evidente que entre la identidad analógica y la virtual existen diferencias ostensibles en...

Leer más

Identidades situadas [II]: la interacción social

Empezamos el 2008 hablando de la presentación social del yo, o lo que es lo mismo, de los elementos más destacados de la identidad social: autoconcepto y autoestima, autoobservación e identidad situada. La pregunta es: ¿qué parámetros escogemos para combinar los citados elementos? ¿En base a qué decidimos la parte de nuestro autoconcepto que vamos a "enseñar" cada vez que nos relacionamos con nuestros semejantes? Para empezar, en la vida cotidiana nunca establecemos contacto con otra persona en el vacío, sino que -siguiendo la terminología de Goffman– toda interacción tiene lugar en un escenario. Es decir, dentro de un entorno físico, psicológico, histórico e incluso temporal, donde las personas nos convertimos en actores sociales, sacando a relucir aquellos aspectos de nuestra identidad que nos parecen más útiles y mejor valorados en dicha situación. ¿Y cómo acertamos a determinar la utilidad y el grado de valoración más o menos positiva de nuestras características personales? Fundamentalmente, en función de tres grandes parámetros: CONTEXTO, entendido como el entorno físico o la situación propiamente dicha de la interacción. ¿Dónde nos estamos relacionando con los demás, en el salón de mi casa, o en la Sala de Juntas de la oficina? ¿Me encuentro en la Delegación de Hacienda, esperando para hacer la declaración anual, o en la sede de mi peña de fútbol, aguardando a que empiece el partido de liga? ROL, es decir,...

Leer más

Identidades situadas [I]: la presentación social del yo

Corría el año 1986 del siglo pasado, cuando Alaska y Dinarama se metieron en el bolsillo al mercado hispanohablante con la canción hasta ahora mas exitosa en la carrera de su vocalista: A quién le importa, cuyo archiconocido estribillo dice así… ¿A quién le importa lo que yo haga? ¿A quién le importa lo que yo diga? Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré Como se puede apreciar, nos encontramos ante una filosofía diametralmente opuesta a las recomendaciones clásicas del refranero castellano: donde fueres haz lo que vieres; o como te presentes, así te mirará la gente. ¿Quién está más acertado: el "inmovilismo" de Dinarama, o la "plasticidad" del refranero? ¿Cómo nos comportamos en realidad los seres humanos cuando interactuamos entre nosotros? Tanto la Sociología como la Psicología Social han estudiado ampliamente el fenómeno de las relaciones interpersonales y las autopresentaciones (James, 1890; Cooley, 1902; Mead, 1934; Festinger, 1954; Goffman, 1959, 1967; Alexander y Rudd, 1981, Baumeister y Hutton, 1987; y un largo etcétera), debido al complejo cruce entre variables de personalidad y demandas específicas del entorno social que se produce durante las mismas. AUTOCONCEPTO Y AUTOESTIMA Desde la Psicología Social se denomina autoconcepto al conjunto de conocimientos y convicciones que una persona sostiene acerca de sus propios atributos, mientras que la autoestima se refiere a la valoración que hacemos de nosotros mismos, ya sea de modo holístico...

Leer más

Publicidad

Newsletter

Blog de Ciencia y Tecnología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicidad