Mes: abril 2012

la gran ciudad, el yo digital y mi círculo de amistades

Estoy harto, no aguanto más, y quiero irme de aquí. Quiero que me toque la lotería primitiva y pasar de todo. ¿Quién no ha pensado esto alguna vez? hasta creo que es sano. La última vez que me asaltó este deseo  recapacite en dos temas. El primero, ¿cómo sería mi yo digital si mi yo biológico fuese asquerosamente rico?  y Segundo: caí en la cuenta que los años no pasan en balde, antes de más joven hubiese deseado venir a vivir aquí, a una gran urbe, y ahora quiero irme de ella. Desde finales del siglo pasado parece evidente...

Leer más
Anuncios

Cosas (Indignantes) que se leen en Semana Santa

Esta semana santa he vagueado todo lo que he podido, pero claro, para desentumecerme que mejor que leer noticias indignantes como la de: Dime tu clave de Facebook y te daré un puesto de trabajo . O no después de lo que vean por allí. Vamos, si ya lo llevé mal cuando el súper capo de mi empresa me envío una solicitud para hacerse amigo mío en Facebook no me quiero ni imaginar como me sentiría si se me obligase a descubrir mis opiniones, amistades, y demás verdades confesables de mi perfil oficial en cualquier red social. Porque siempre he sido consciente del derecho a la intimidad, a libre pensamiento y albedrío de la gente. Se puede o no estar de acuerdo con las ideas de los demás pero siempre que el prójimo tenga a bien compartirlas. Las obras ya son otra cuestión, pero los pensamientos como “el honor, es patrimonio del alma y el alma solo es de Dios”, que diría Calderón. Claro que tal como va la crisis, la reforma laboral, etc..  quién sabe cuanto nos puede menguar el honor. En un mundo ideal a la hora de buscar trabajo nos gustaría que no se nos preguntase por el sexo (Aunque se buscase una camarera para el bar Coyote) ni por la edad (Aunque este no sea país para viejos) ni por cuestiones políticos religiosas (demasiados ejemplos)....

Leer más

Cómo pasa su majestad el tiempo

Paseaba Felipe II allá por el 1570 por sus aposentos del Monasterio del Escorial cuando Antonio Pérez, secretario real, le comunico: –Majestad, ha llegado correo del virrey del Perú. -¡Ya! Vaya, cómo pasa el tiempo. Y es cierto, una cosa es el tiempo físico, ese que relativizó Einstein, y otro el tiempo que nos parece vivir. Este muchas veces viene ligado no tanto a los cambios relativos de posición de los objetos, como a la periodicidad con la que recibimos las informaciones cotidianas. Esta semana me ha tocado vivir en un hospital acompañando a un familiar. Allí no sucedía...

Leer más

Publicidad

Newsletter

Blog de Ciencia y Tecnología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicidad