Categoría: Mi consciencia digital

GOOGLEAR PUEDE SER PERJUDICIAL PARA LA INTIMIDAD.

Pues sí, me quede de piedra cuando leí lo que dice el Google Chief, Eric Schmidt : Only miscreants worry about net privacy. If you don't want anyone to know, don't do it . Lo que traduzco cómo. Sólo los malhechores se deberían preocupar de la privacidad de la red. Si tú no quieres que alguien lo sepa, no lo hagas. Unas de las motivaciones más claras que teníamos cuando nos embarcamos en la aventura del yo digital era la de concienciar de la importancia del rastro de nuestra intimidad que vamos dejando por la red. Y opiniones como la de Eric Schmidt ponen de manifiesto la importancia de tal motivación. Amén de las diferencias que tiene la vida digital con la biológica, cómo que las acciones digitales prevalecen para siempre y que además se pierde fácilmente el contexto de cuando se realizan encima esto Prevalecen: ¿Alguien intentó darse de baja de Facebook? Contexto: Además google está guardando infinidad de nuestras acciones digitales. ¿Pero y el contexto? Qué fácil será malinterpretar cualquier cosa que dijimos hace varios años en un contexto determinado. Yo cara a cara en una conversación verbal puedo decir, somos unos marikas, (Coloquialmente, sin tener nada en contra de la homosexualidad) y se entiende en el contexto en cuestión. Pero digitalmente si lo digo ahora, dentro de tres años se habrá perdido el contexto y el...

Leer más
Anuncios

¿Por cuánto vendes tu vida privada?

Un artículo publicado recientemente, “Adiós a la privacidad en la red ”, me ha recordado los numerosos estudios que se están haciendo para explicar las motivaciones que impulsan a las personas (especialmente a los adolescentes) a mostrar al mundo hasta el más mínimo detalle de sus vidas privadas, a llevar una cámara incorporada que va grabando y mostrando en Internet lo que hace en cada momento, a colgar en la red y hacer públicas las ecografías de su futuro hijo, etc. Lo cual, dicho sea de paso, está facilitando cada vez más la labor de los departamentos de recursos humanos de las empresas, proporcionándoles una fuente de información interesante a la hora de seleccionar candidatos. Y entre el extremo de los podríamos llamar exhibicionistas o inconscientes y el extremo opuesto de los que defienden a ultranza que se prohíba la recolección de datos personales y su procesamiento, nos encontramos una gran cantidad de personas que estamos dispuestas a ceder conscientemente parte de nuestra privacidad a cambio de algún beneficio (una cuenta de correo electrónico gratuita, un lugar en el que compartir las fotos, un sitio donde poder chatear y reunirse virtualmente con los amigos, la personalización de un sitio web, etc.). Y es precisamente el beneficio que vamos a obtener el que determina hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Es curioso porque si, cuando nos estamos registrando en sitio...

Leer más

¿Y si mi vida digital me sobrevive?

Recientemente he leído una interesante reflexión titulada "Personal Agents for Impersonal Interaction" (Agentes personales para la interacción impersonal) sobre los agentes "reminder" que te recuerdan el cumpleaños de un familiar o un amigo. Según comenta el autor, cada vez serán más frecuentes estos servicios y, por tanto, cada vez se recibirán más correos por parte de estos agentes solicitando tu fecha de cumpleaños para que alguien se acuerde de felicitarte. El autor propone ir un paso más allá y que un agente filtre las peticiones y las responda automáticamente. O incluso que el agente automáticamente elija la tarjeta de felicitación apropiada para la ocasión y la envíe. El autor sostiene que si esto se convierte en una realidad, a medida que estos servicios y tu red social se extiendan, no darás abasto para contestar a todas las felicitaciones que te lleguen el día de tu cumpleaños. Por tanto, deberán existir a su vez agentes que contesten con un "Gracias" a las felicitaciones. Cuando se llegue a este nivel de automatización de la interacción, los agentes seguirán enviando y respondiendo a felicitaciones incluso cuando las personas ya no estén en este mundo. En la entrada "El arte del olvido" de Juan, ya se hablaba de perpetuar nuestro recuerdo más allá de nuestra propia muerte. Y cuando arrancamos el proyecto del Yo Digital la utilidad del mismo como "Mi legado" estaba...

Leer más

De estratos digitales y de cómo hasta ellos llegar

En el siguiente párrafo de la novela La elegancia del erizo se hace un planteamiento filosófico-literario estrechamente relacionado con el núcleo del diseño del Yo Digital: "Si pongo música por la mañana tampoco es que la razón sea muy original: lo hago porque determina el tono del día. Es muy sencillo y, a la vez, muy complicado de explicar: creo que podemos elegir nuestros estados de ánimo porque poseemos una consciencia con varios estratos y tenemos la manera de acceder a ellos. Por ejemplo. para escribir una idea profunda, tengo que ponerme a mí misma en un estrato muy especial, si no, no me vienen las ideas y las palabras a la cabeza. Tengo que olvidarme de mi misma y a la vez estar super-concentrada. Pero no es cuestión de voluntad, es un mecanismo que se puede accionar o no, como rascarse la nariz o hacer una voltereta para atrás" (La elegancia del erizo. Muriel Barbery. Pp. 170).     Si nuestra mente puede accionar un mecanismo que escoge el estado mental más adecuado sin que la conciencia pueda controlar el proceso, EL YO DIGITAL ES BÁSICAMENTE UN APARATO QUE PERMITE AL USUARIO CONTROLAR LA SELECCIÓN, LA CREACIÓN E, INCLUSO, EL MANEJO SIMULTÁNEO DE ESTADOS DIGITALES (no sólo emocionales, sin también autobiográficos, sociales y todas las posibles combinaciones entre ambos). Consideramos esta dinámica, de un alto nivel de usabilidad,...

Leer más

Como lágrimas en la lluvia

En 1982, el director norteamericano Ridley Scott estrenó una película basada en la novela de Phillip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, que habría de convertirse en icono del cine de ciencia-ficción: Blade Runner Veinticinco años, siete versiones, unas cuantas secuelas y varios documentales después, los cinéfilos todavía siguen embarcados en sesudas discusiones acerca del mensaje filosófico del film, de la verdadera naturaleza de sus personajes, o del significado de cada uno de sus planos. En mi caso, la primera vez que vi a la dramática historia de los replicantes sentenciados por una exigua fecha de caducidad, yo estaba en segundo de carrera, y la pantalla del salón de actos de la facultad de Psicología de la Complutense donde se proyectaba era demasiado pequeña, de modo que las imágenes se "desbordaban" ligeramente sobre la pared. En cierto modo, a mí me ocurrió algo similar con el mensaje que me transmitían: sabía que había visto algo más que una película de ciencia-ficción, pero no tenía del todo claro qué era. Hace unas semanas asistí a una proyección de Blade Runner: The final cut, la última revisión del director con motivo del cuarto de siglo desde su estreno, en pantalla gigante, sesión nocturna y versión original. Quizá en parte por el entorno, pero sin duda por la predisposición psicológica que ha generado el proyecto del Yo Digital en todo...

Leer más
  • 1
  • 2

Publicidad

Newsletter

Blog de Ciencia y Tecnología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicidad