El cartero siempre llama dos vecesEra un día cualquiera por la mañana, casualmente estaba en casa, llamó el cartero, subió y me hizo firmar la recepción de una carta. Mal asunto. Efectivamente una multa, 200 €, la mitad por pronto pago, razón haber aparcado en doble fila en la puerta de mi casa. ¿Sería verdad? Que hacía yo a las 17:07 horas 20 días atrás. Ni idea. ¿Y tú, sabes que hacías?
Sin embargo esto no sería un problema para Jill Price,  quién padece o goza de hipertimesia, es decir de una memoria autobiográfica superior. Jill recuerda los detalles de su vida desde que tenía 14 años. Su caso fue estudiado por la Universidad de California en Irvine. Además recuerda datos de relevancia publica asociados a cada día, así en los test de constatación por parte de esta universidad sólo falló en la fecha de ocupación de la embajada de EEUU en Irán. Posteriormente se comprobó que los datos de la universidad estaban mal y Jill tenía razón.
Que hice yo para recordar lo que estaba haciendo. Bueno, la verdad es que la multa fue un viernes, justo cuando cargo el coche para salir de fin de semana. El “bendito” guardia seguro que tenía razón y me pillo mientras entraba y salía para ir metiendo las maletas. Pero no recuerdo apenas nada. Incluso esto lo deduzco, más que recordarlo.

 

mas cartero y jessicaTESIS. Mi Yo Digital es hipertisemico.

Y si hubiese pedido ayuda a mi Yo Digital. Podría al menos tener una capacidad Hipertimésica digital. A ver, consulté mis interacciones digitales, correos, twitters. entradas en redes sociales de ese día, agenda electrónica, fotos, …

 

 

ANTITESIS.

JessicaNo hizo falta formular ninguna antítesis y además fue muy deprimente. Los correos de ese día eran anodinos, y delataban que realice un trabajo rutinario y para más inri también había una amplia colección de spam en todas mis cuentas, profesionales y particulares. Y por la tarde, periodo en cuestión, no realice ninguna iteración digital. (Probablemente porque estaba cargando el coche y luego viajando). Que día más anodino debió ser, sólo lo sacó de la insustancialidad el hecho de la multa. ¿Un día para olvidar?

Bueno, podría ser un día malo. Hice otra prueba, elegí un día anodino al azar y … Nada, apenas algún recuerdo autobiográfico. Así que hice pruebas con aquellos días en que podría tener algo más de éxito, como cuando escribí en Facebook eso que me lleno de orgullo hace un año y pico de: “A pesar de ser ingeniero de teleko, 2 masters y un MBA, he sido capaz de arreglar la lámpara!!!! “Resultado: fracaso absoluto otra vez, recuerdo solo las sensaciones y emociones que me produjeron las respuestas y bromas de mis colegas, como por ejemplo la envidia de los informáticos, que son de Software. No recuerdo ni la lámpara que arreglé.

SÍNTESIS

  • Actualmente la red y nuestro mundo digital no está diseñado para poder recordar autobiográficamente el día a día. Como nosotros mismos tampoco lo estamos, al menos que seamos del club de Jill Price.
  • Para que sirviese para este fin nuestro mundo digital debería incluir nuestro estado emocional en cada interacción.
  • Tengo una gran capacidad de abstracción y olvido lo anodino. (Es broma pero este tema no me va a hundir el ego)

Bueno, y quién quiere una memoria hipertisemica con esta crisis y esos días tan anodinos cuando no desastrosos que tenemos y lo sano que es olvidarlos. Yo al menos me conformo y me enorgullezco de ser coherente. Cuando iba a crear un un apartado digital para la multa, vi que ya tenía un directorio creado con el mismo nombre y en el mismo sitio elegido con otra multa de hace tres años. Supera eso Jill.El cartero siempre...