Hechos:

  • Flame y Stunex son algo más que dos virus. Son dos desarrollos específicamente diseñados para la ciberguerra. Al parecer su principal objetivo es Irán, pero ya puestos …
  • Son desarrollos profesionales, según  El profesor Alan Woodward, del departamento de Informática de la Universidad de Surrey acerca de Flame: “Esto no ha sido escrito por un adolescente en su dormitorio, es grande, complicado y ha podido robar datos sin dejar rastro durante un largo tiempo
  • Ambos desarrollos están relacionados, probablemente han intervenido los mismos equipos en ambos.
  • La administración de Obama reconoce que está detrás de Stunex para entorpecer el programa nuclear iraní.

Conclusión: La ciberguerra digital existe. Incluso ya es evidente y empieza a estar novelada.

Preguntas y valoraciones:

Estas armas digitales están diseñadas por el bloque occidental para destruir la capacidad industrial de Irán y puede que incluso una vez que han salido a la luz hasta resulte conveniente a las naciones que las crearon: (¿USA e Israel?) reconozcan su autoría como muestra de su tecnología y avanzado desarrollo. La propaganda también forma parte de la guerra. Pero y qué hay de las amenazas que nos vienen de China y otros países. ¿Quién nos lo cuenta?
Y ya puestos a reutilizar, como se podría aprovechar estos desarrollos para espiar, contraespiar a tus propios ciudadanos. Flame  puede grabar audio, capturas de pantalla, pulsaciones de teclado y tráfico de red. El programa también graba conversaciones de Skype y puede controlar el Bluetooth para intentar obtener información de los dispositivos bluetooth cercanos. Estos datos, junto con los documentos almacenados en el ordenador, son enviados a uno o varios servidores dispersos alrededor del mundo. Cuando termina, el programa se mantiene a la espera hasta que recibe nuevas instrucciones de esos servidores. Qué espía que merezca este nombre puede resistirse a esta tentación.
De todas formas aun siendo importante el diseño de estas armas también me preocupan aquellas cuyo objetivo no es acceder a tus datos del ordenador personal si no a tu vida en la red, ya sean en redes sociales, documentos en la nube, correos web …, puesto que si bien no van a destruir ninguna instalación industrial pueden comprometerte seriamente por activa, accediendo a datos íntimos y secretos que no querías compartir con todo el mundo, o por pasiva, quién puede impedir enriquecer tus datos con relaciones no deseadas. Ya puestos a pensar mal…
Me pregunto:

  • Podemos fiarnos de estos gobiernos y de que no hayan creado herramientas capaces de escudriñar y esbozar nuestro perfil digital. Yo me creo que existen y están siendo profusamente usadas con mayor o menor éxito.
  • Pueden saber todo de todos. Creo que aun no, pero si todo de algunos, si tienes la mala suerte de caer en algún filtro de sospechosos no me cabe tampoco la menor duda de que se puede acceder al noventa y tantos por ciento de tu intimidad digital.
  • Qué solución puede existir. ¿diseñar antivirus para tus redes sociales? ¿Aplicar un módulo de seguridad en red para tu  yo digital? No, todo eso ayudará, pero no creo que sea la solución. La única que veo posible es la concienciación del problema y la obligación de legislar leyes justas que preserven la intimidad y que se cumplan. Además el derecho a la intimidad debería ser universal, no sólo circunscrito a los ciudadanos de tu país, que la red no entiende de fronteras.
    Por ejemplo actualmente se pueden interceptar todas las llamadas, pero hace falta un permiso judicial, éste se puede saltar, pero si existe concienciación se acabará reconociendo esta transgresión. Por cierto hoy se cumplen cuarenta años del Watergate.

Postdata: Además del miedo que producen estas armas digitales, Stunex y Flame, y de que estuviesen destinadas a entorpecer las turbinas de enriquecimiento de uranio iraní, lo que me asusta es que atacasen a vulnerabilidades de los ordenadores en Windows. ¿Se controla aunque sea en parte una central nuclear iraní con Windows?